top of page

¿Qué es y qué te aporta nuestro Discovery?

Permíteme que te cuente una historia primero.

Mohammed bin Raschid al Maktoum tenía, estoy hablando de los años 70, apenas 30 años. Era el pequeño de los hermanos Maktoum cuando yo viví una etapa de mi vida inolvidable en el Dubái de entonces.

 

En apenas 10 años pasó a ser el heredero de la corona y favorito de su padre con el reconocimiento de sus hermanos mayores que aceptaron sus habilidades de liderazgo por encima de los derechos de su edad.

 

¿Su secreto? Rodearse siempre de los mejores. Crear equipos ganadores desde que fue nombrado Jefe de la Policía de Dubái y se trajo al mejor policía que pudo encontrar en Inglaterra.

 

En pocos años pasó a crear la gran línea aérea Emirates, ser Ministro de Defensa y primer Ministro y en todas las funciones utilizó la estrategia que le había ido tan bien como Jefe de Policía de Dubái. Contratar a los mejores.

 

Por eso también, Dubái es lo que es hoy. La gente cree que, como Abu Dhabi, Dubái es rico en petróleo, pero eso no es así. Dubái llegó a tener una capacidad productiva de unos 300.000 mil barriles al día muy lejos de los 3 o 4 millones que tiene Abu Dhabi que se encuentra sobre una bolsa de las mayores del mundo. Dubái hoy no tiene casi ingresos por petróleo y el éxito de la ciudad -aunque haya requerido a veces ayuda de la capital- se debe sobre todo a la visión de su líder y a los equipos ganadores que ha generado en todos los ámbitos.

 

¿Por qué os lo cuento? Por qué tiene mucho que ver con nuestro Discovery. Conseguir equipos ganadores no es sencillo. Es más, en muchos casos, cuando llegas como nuevo Consejero Delegado o Presidente ejecutivo te encuentras ya con un equipo establecido del que sabes muy poco. El Discovery es una metodología, muy interactiva, creada por una empresa americana que estuvo en la génesis del “Design Thinking” y sirve para aunar esfuerzos y descubrir talentos internos.

 

Se lleva a cabo con el Comité de Dirección de la empresa y empieza con un ejercicio para abrir las mentes que genera una corriente de colaboración idónea para el desarrollo completo del Discovery.

 

Dura entre 6 y 8 horas dependiendo del número de participantes. Nunca más de 10. Ideal 6 ó 7.

Al final del día se ha conseguido un equilibrio en los planteamientos. Todos han participado y se sienten alineados en una misma dirección como pocas veces antes. Las ideas vuelan y aparecen, a veces desde donde menos se sospechan.

 

Nuestros clientes hablan ya de un antes y un después en el equipo directivo.

 

Una vez completado el ejercicio, los partícipes son invitados a usar la metodología con sus propios equipos. En la mayoría de los casos, este proceso lo llevan a cabo en la empresa de manera individual por equipos y, también con frecuencia, nos encargan un segundo Discovery, normalmente a los 3 o 4 meses como auditoría de lo que han estado haciendo internamente.

 

Si eres nuevo en el cargo, el Discovery es para ti y tu equipo. Si estás en una empresa muy consolidada con equipos contrastados y dirección de “ordeno y mando”, Discovery NO es para ti.

Ah! Se me olvidaba, los 2.500 euros del Discovery son solo hasta el dia 15 de febrero a las 23:59, luego el precio vuelve a ser de 3.000 euros.

Un pesimista ve la dificultad en cada oportunidad; un optimista ve la oportunidad en cada dificultad.

 

Esta frase de Winston S. Churchill, ha sido aplicada en la vida empresarial muchas veces...debemos ser optimistas y usar los recursos que tenemos en nuestro equipo para que de manera conjunta logremos el cambio y los objetivos que queremos alcanzar.

Hay cuatro reglas básicas:

"1. No juzgar.

Eliminamos las críticas. Cuando surgen ideas, no se permite ningún comentario crítico. Todas las ideas se anotan.

2. Piensa libremente.

La libertad de expresión es muy importante. Los pensamientos descabellados están bien. Las ideas imposibles o inimaginables están bien. De hecho, en cada sesión debe haber alguna idea lo suficientemente loca como para hacer reír a todo el grupo.

3. La cantidad es importante.

Hay que concentrarse en generar un gran número de ideas que luego puedan ser revisadas. Cuanto mayor sea el número de ideas, más fácil será elegir entre ellas.


4. El efecto multiplicador.

Se busca la combinación de ideas y sus mejoras. Además de aportar sus propias ideas, los participantes pueden sugerir mejoras a las ideas de otras personas o conseguir una idea mejor de la combinación de otras dos".

Fuente: Hector Castillo de su libro "La energia en un verbo"

bottom of page